Después del verano la piel suele estar dañada a causa de la excesiva exposición solar, el cloro, la arena, el agua salada… provocando una falta de hidratación además de la aparición de manchas solares y signos de edad. Pero en especial la falta de hidratación provoca una piel menos suave, más áspera, con un tono apagado y mucho menos atractiva.

Para devolver la hidratación a la piel se puede recurrir a cremas o a aparatología, los resultados de los cuales serán instantáneos y más duraderos. Una de las técnicas recomendadas en la mayoría de centros es la mesoterapia virtual, mediante la cual se penetran los principios activos necesarios para recuperar las vitaminas que ha perdido la piel.

Uno de los equipos con los que se trabaja la mesoterapia más avanzada del mercado es BHS 130, el cual aplica la dermoporación. Esta técnica consiste en el uso de la electroporación y la electroforesis para asegurar la penetración de las sustancias activas con espectaculares resultados, permitiendo una absorción de las mismas en profundidad.

¿Cómo funciona? Los principios activos penetran en la piel a través de una corriente eléctrica con pulsos cortos de alto voltaje. Esta corriente aumenta la permeabilidad de la membrana celular para que puedan adentrarse tales principios en la célula.

BHS 130 presenta dos tipos de aplicadores de tamaños diferentes dependiendo de si el tratamiento deseado es facial o corporal. Los beneficios corporales, además de la mencionada hidratación, son la reducción de la celulitis, las hiperpigmentaciones, las telangiectasias (arañitas) y la flacidez muscular. Entre los beneficios faciales destaca la reducción de las arrugas, como también las hiperpigamentaciones y las arañitas.

Un equipo completo con la mesoterapia más avanzada para poder recuperar la tonalidad, hidratación y en definitiva, la belleza cutánea perdida durante las vacaciones estivales.