CelluCheck, para diagnosticar y conseguir el tratamiento más eficaz.

Hoy en día es muy importante llevar a cabo un buen diagnóstico ya que es un indicio de éxito asegurado para actuar sobre el problema.

Se han dado casos en los que al no realizar un diagnostico previo al tratamiento, los pacientes han sufrido algún tipo de incidencia. No hay que aventurarse a realizarse tratamientos sin conocer el tipo de piel, siempre hay que pedir un diagnóstico si no nos lo realizan antes de empezar un tratamiento.

Hace dos años la cavitación fue uno de estos  casos en los que no se usó un diagnóstico previo en algunos centros. Al ponerse de moda y al tener tanta demanda no se siguió un protocolo adecuado individualizado, sino un tratamiento estándar, dando como resultado efectos secundarios dañinos en la piel de algunos pacientes.

Pero no hay que temer que nos suceda esto. Actualmente la mayoría de centros de estética llevan a cabo el diagnóstico necesario y programado, ofreciendo el tratamiento a medida con la intensidad necesaria.

Los diagnósticos corporales miden de forma exacta cada zona del cuerpo, con una precisión del 96,8 % nos encontramos con CelluChek Plus. Las zonas en las que se suele llevar a cabo este diagnóstico es en brazos, abdomen, zona lumbar, muslo anterior y mulso posterior, lugares donde más se concentra la grasa.

Es tan sencillo como pasar el mando por la zona. Al emitir ondas ultrasónicas y rebotar, forma la imagen de la masa interna. Al recibirla, interpreta la información y la convierte en una imagen que aparece en la pantalla.

Al seleccionar la zona, CelluCheck nos da datos como son el índice de masa corporal, el espesor, peso y distribución de la grasa subcutánea, la retención de agua, tipo de celulitis y la espesor del músculo.  Además de los datos de la grasa también nos da datos como las Kcal a consumir para conseguir el peso objetivo, la evolución y comparación histórica de la grasa por zona e incluso simulaciones visuales del estado final al acabar todo el tratamiento.

Es decir, que a la hora de elegir un tratamiento previamente deberemos haber pedido un diagnóstico si es que no nos lo realizan.